Soluciones

ImageEn efecto, hacen falta, y ya, soluciones para dejar atrás esta crisis. Por harto tiempo, cientos de tertulias, editoriales de periódicos, artículos e incontables trabajos monográficos, han demostrado, o querido, que la causa y el origen de esta situación tan complicada, se debe a las famosas hipotecas subprime de EE.UU. Lo que no dicen es que, siendo cierto lo anterior, hay más motivos, quizá más problemáticos de resolver. Vayamos por partes.

En efecto, una de tales causas es, sin duda, el envejecimiento de la población. La edad media de los españoles supera los cuarenta años, y el porcentaje de pensionistas es demasiado elevado para una población activa tan menguada. Ello es el fruto de una nefasta política familiar. No incentivar, no facilitar que la gente joven tenga hijos, es condenar un país a su desaparición. ¿Es ese el propósito para Europa?

Otro motivo sería el incremento constante del precio de la energía, considerada esta como fundamental materia prima. Hablamos del declive de la producción de petróleo desde el año 2005-2006, el famoso “peak oil”. De ahí que se incentive el transporte público, las bicicletas, y   que a pesar del descenso del consumo de carburantes, estos no se abaraten. Es la ley de la oferta y la demanda, a menor oferta, el precio se incrementa.

Resumiendo pues, la letal combinación de todos esos factores: envejecimiento de población, encarecimiento de la energía, quiebras bancarias en cadena.., es los que nos han empujado a este callejón oscuro, donde tantas personas son desahuciadas, miles pierden sus empleos. En definitiva, un formidable empobrecimiento de la sociedad, con decenas de miles de niños malnutridos y familias enteras empujadas a situaciones que se creían olvidadas.

¿Cómo salir?

Abaraten los costos energéticos, que la gente pueda fabricar su propia energía con placas solares, molinos de viento, para que dispongan de más dinero y consuman y ahorren. Consumir paliará la crisis y ahorrar reforzará el pasivo de los bancos con dinero de verdad.  

Incentiven la natalidad. Un pueblo sin niños suficientes está condenado a su decadencia.

Aplíquese justicia allí donde aniden los abusos y la corrupción, y no permitiendo que conductas delictivas, comportamientos ilegales, queden impunes, porque los bancos o las cajas no quiebran solas. Es necesario el concurso del hombre.

Hoy es un buen día para comenzar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s